¿Nuclear?

La situación tras los terribles terremotos y tsunamis en las centrales nucleares de Japón, y en concreto la de Fukushima, a la hora de redactar estas líneas no es nada halagüeña, habiéndose certificado (a pesar de la confusión informativa) varios escapes radiactivos cuyo alcance abarca varios centenares de kilómetros.

Dentro del campo de su acción social, la CNT siempre ha sido sensible a la problemática ecológica y medioambiental. En concreto, en nuestro sindicato de Albacete hay personas directamente involucradas en esta lucha, dentro de la cual englobamos la crítica al uso de la Energía Atómica.

En España, la zona sudeste tiene un riesgo potencial de padecer terremotos. En este enclave se encuentra la actual central de Cofrentes, así como Zarra (candidata a albergar un cementerio nuclear), ambos a escasos kilómetros de nuestra provincia. Cuando denunciamos la instalación del cementerio nuclear, lo hacemos como anti-nucleares desde nuestra postura coherente al respecto. Y no como quienes defienden intereses políticos que, al mismo que rechazan el cementerio cerca de sus votantes, no abren la boca sobre la planta nuclear cuya radio-actividad desde 1985 como espada de Damocles pende sobre nuestras cabezas.