No nos representan

En esto degenera el pseudo-sindicalismo oficial, el de quienes eufemísticamente se autodenominan "representativos" y "agentes sociales":

El capitoste de UJT, Cándido Méndez, portando un Rolex Submariner acero/oro (ref. 116613LB). Precio 9.455 € = 14 veces el salario mínimo mensual de tantos currantes en precario. Parece ser que es conocida su afición por relojes de este estilo: Raymond Weil, etc. Tampoco somos quiénes para meternos en qué se gasta cada uno su salario (éste entre 100.000 y 150.000 € anuales; el otro, el de COCO, viajando en cruceros de lujo por el Báltico...) pero son detalles delatores, por mucho que estos líderes de vía estrecha intenten disimular con vestuario "de calle".  

El verdadero sindicalismo es otra cosa, y no lo de sus aparatos burocráticos subvencionados por el Estado, ni sus comités de empresa; que como su propio nombre indica, son de la empresa. Una de las bazas del anarcosindicato: las secciones sindicales. Un par de folletos en formato pdf, dos versiones para el mismo mensaje:

- Boicot elecciones sindicales, "el comité es de la empresa".
- Boicot eleccciones sindicales (2011), "hay otra forma de hacer sindicalismo".

Por las asambleas, la auto-organización obrera y las secciones sindicales.

En otro orden de cosas, sobre las primeras respuestas a la última reforma laboral, y haciendo referencia a localidades cercanas, indicar que en algunas ciudades CNT convoca bloque aparte de los amarillos (como en Valencia el 19-F), mientras que en otras convoca junto a organizaciones autónomas (como en Onteniente/Ontinyent el 25-F).