Reunión de pastores...

Hace poco ha trascendido una reunión secreta que Toxo y Méndez (abucheado en la calle) tuvieron con la canciller alemana Angela Merkel a principios de julio: ¿Qué negocian los burócratas sindicales con la Banca alemana a espaldas de los trabajadores?

¿Están en ciernes unos nuevos Pactos de la Moncloa destinados a la "Paz Social" de clases en perjuicio de los de abajo? ¿O, por el contrario, influirá su recorte de subvenciones y liberados en que se deterioren las relaciones institucionales y estas organizaciones llamen a la movilización?

En cualquier caso, ambos dirigentes estarán presentes en la próxima cumbre hispano-alemana de septiembre. A la vuelta del conciliábulo, dieron cuenta a Rajoy de las órdenes de Alemania.

En Albacete también nos toca asistir con asombro a las últimas maniobras obscenas de estos profesionales del pseudo-sindicalismo. El 30 de julio la patronal FEDA, CCOO y UGT firmaron un "Acuerdo marco para la recuperación y desarrollo económico de la provincia". Un brindis al sol más sino fuera porque se produce en un momento en que empresarios y gobiernos apretan las tuercas a la clase obrera hasta la asfixia. Los tres signatarios han considerado la oportunidad de remitirlo a los representantes institucionales de la provincia y la Junta.

En la presentación pública de tal engendro resultaron curiosas las palabras del aprendiz de político (sino, al tiempo) Francisco de la Rosa, jefecillo de CCOO en nuestra provincia (a la derecha en la foto del "trío calavera"), arrogándose como "agentes sociales" la legitimidad y exclusividad de la representación de los trabajadores. Esa alusión directa, injerta en la rueda de prensa, tiene un claro motivo: el de la auto-justificación ante la creciente desafección hacia las cúpulas de UJT+COCO.

Pues bien, desde estas líneas responder a este presuntuoso vende-obreros algo muy popular y en boga: que no, que no nos representan.

Por último, y ya para rematar tanto disparate, reseñar a nivel estatal la oscura reunión que los sindicatos policiales tuvieron el 12 de julio con el Director General de la Policía: El gremio policiaco negocia con el Gobierno que las Fuerzas de Seguridad se libren de los últimos recortes "por su singularidad". Esto significa que si consiguen que no les toquen salario ni paga de Navidad, seguirán zurrando.