CNT-AIT Albacete abre un conflicto contra la JCCM por los Archivos Históricos Provinciales

  Desde el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de CNT-AIT se ha tomado la decisión de abrir un conflicto de Acción Social contra la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha por la aprobación de la Orden 28/01/2014 por parte de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, en la que se regulan los precios públicos de museos, archivos y bibliotecas dependientes de la Junta. Fue publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, Año XXXIII, Núm. 24 del 5 de febrero de 2014, y entró en vigor y aplicación el día 25 del mes de febrero.

   Esta Orden, por suerte, sólo se aplica a los Archivos Históricos Provinciales dependientes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, donde se regulan los precios de los diferentes tipos de reproducciones que se pueden realizar de los fondos documentales de los AHP: fotocopias, digitalizaciones, etc., reflejado en el apartado de Anexos de la misma Orden.
   De esta manera, la Junta entiende que va a aumentar el control sobre las reproducciones que se realicen de los fondos documentales alojados en sus Archivos, pero, sin embargo, lo que nosotros entendemos es que se quiere aumentar la capacidad recaudadora de los Archivos, obligando a los investigadores y población en general a pagar más, ya que solamente los centros tendrán el monopolio legal de las reproducciones de estos fondos. Y a transformar un Servicio en una sección más del aparato tributario. En la práctica esto va a suponer realmente un obstáculo a la investigación y a la recuperación de la Memoria Histórica, ya que esta medida supone un impedimento importante a ella.

   En el art. 6 de esta Orden podemos leer:

   "Reproducciones de fondos documentales en archivos históricos provinciales.

   Todas las reproducciones de documentos de archivos históricos provinciales de Castilla-La Mancha serán realizadas por el personal de estos centros con los medios de que disponga"


   De este modo, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha prohíbe indirectamente toda forma de reproducción gratuita por medios propios (en general, utilización gratuita de cámaras fotográficas para reproducir la documentación) con la que habían contado investigadores y población en general, antes de dicha Orden, para trabajar con los fondos documentales de los AHP. La manera que ha elegido la Consejería para controlar las reproducciones de los fondos documentales ha sido, en definitiva, la del obstáculo y el impedimento a la investigación y a la Memoria Histórica.

  De esta manera, la Orden afecta de diferente forma a trabajadores y trabajadoras del centro como a investigadores y población en general; ya que, en primer lugar, aumenta la carga de trabajo no remunerada (y que se les debería de pagar con un plus) a trabajadores y trabajadoras del Archivo, aparte de su carga de trabajo normal, ya que este trabajo se realizaba por parte de los investigadores e investigadoras que realizaban por sí mismos las reproducciones por medio de cámaras fotográficas. Por otra parte, los investigadores y población en general se ven privados de un medio gratuito para trabajar de manera cómoda y rápida, sobre todo cuando el trabajo realizado arrastra gran cantidad de registros documentales, y que, sin disponer de ésta posibilidad, les resultaría casi imposible.
    La Orden lleva a los investigadores y la población a un dilema: o disponer de un tiempo muy valioso que no se puede dedicar únicamente a transcribir el contenido documental, ó a disponer económicamente de unos fondos que nadie puede destinar en estos momentos a este tipo de cuestiones.
  
   Añadimos también, que los Archivos Históricos Provinciales ya estaban siendo atacados anteriormente. Al principio, eran los trabajadores del centro los que realizaban el cobro de las fotocopias en el mismo lugar de trabajo, mientras en la actualidad, se obliga a la población a realizar los pagos de las fotocopias en una oficina bancaria teniéndose que desplazar, en la mayoría de los casos, para pagar cantidades irrisorias (de alrededor 10 centimos), ya que la mayoría de los usuarios realizan consultas relativas a la propiedad. Este problema se añade a un horario de apertura al público muy reducido ya que el horario de tardes sólo se realiza dos días a la semana. Problema que se multiplica aún más, cuando el usuario procede de otra Comunidad, visita el Archivo por la tarde, realiza una fotocopia y las oficinas bancarias están cerradas.
   Claro que esto no podría ser posible si realmente los Archivos fuesen de todos. Un error de todo esto, ha sido confundir automáticamente la palabra público con la expresión de todos, no nos equivoquemos; lo público simplemente es lo que pagamos todos y gestiona o es propiedad del Estado. Pero independientemente de esto, entendemos que esa situación es bien diferente si el Archivo estuviera autogestionado por sus trabajadores y trabajadoras, sin injerencia estatal alguna.

 Hacemos un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras de los Archivos Históricos Provinciales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y a todos los trabajadores y trabajadoras en general, a organizarse en nuestros sindicatos de la CNT-AIT de la Comunidad, para defender sus derechos laborales y sociales, así como a investigadores contra los atropellos de la Junta, que en este ámbito estamos sufriendo.
   Hemos de recordar que la única manera de responder a los ataques del Gobierno de la Junta es la de la organización asamblearia, horizontal y autogestionada de la clase trabajadora; que por medio de la acción directa, sin intermediarios ni liberados, se haga protagonista de su propia lucha.

Desde el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de CNT-AIT exigimos la derogación de la Orden 28/01/2014.