Crónica de la concentración contra Mercadona en Almansa


Pancarta colocada frente a una de las entradas
La concentración, que se celebró en el supermercado Mercadona que da a la calle José Rodriguez Ruano en Almansa, comenzó a las 12:30 y los compañeros que la llevaron a cabo estuvieron allí durante un plazo de unas dos horas. Se reunieron unas veinte personas que se repartieron entre dos de las entradas al supermercado. Se agradeció la presencia de compañeros tanto de Almansa como de Albacete y de la cercana población de Albaida.

Durante las dos horas que estuvieron allí los compañeros, se procedió a denunciar megáfono en mano la situación de acoso en la que se encuentran muchos trabajadores de Mercadona, así como los numerosos despidos que esta empresa ha llevado a cabo sin respetar en muchos casos las indemnizaciones que debería haber pagado. Se repartieron octavillas, cuyo contenido se anexa más abajo, y se promovió entre los viandantes el boicot a Mercadona animándolos a no consumir productos de esa empresa.

Se quiso hacer hincapié en el hecho de que la política de explotación, acoso y despido que lleva a cabo Mercadona no es ni algo natural ni inevitable. Que se pueden combatir dichas prácticas, usando para ello las herramientas de las que la clase trabajadora ha dispuesto siempre: la acción directa y la solidaridad entre compañeros. Que no es imposible, que ya se ha hecho y se ha logrado, como lo demuestra el amplio historial de conflictos ganados por la CNT contra Mercadona. Que si luchas puedes perder, pero si no lo haces ya has perdido.

Este es el texto de la octavilla repartida:

Mercadona continúa con la política de acoso y despido a sus trabajadores/as. En estos últimos años, se han producido más de 30 despidos sólo en Albacete, muchos de ellos/as llevando más de 20 años trabajando en la empresa. En la misma dirección, Mercadona ha realizado, en los últimos 4 años, más de 10.000 despidos en todo el territorio, algo que desde CNT-AIT entendemos que constituye un ERE encubierto. El objetivo fundamental de la empresa es eliminar a la mayor parte de su plantilla con antiguedad y colocar a trabajadores/as con peores condiciones de trabajo y menor salario.

Compañeros sosteniendo una pancarta en la otra entrada
Además de todas estas condiciones en detrimento de los derechos sociales y laborales, Mercadona no respeta los horarios de sus empleados/as, debido a que no tienen sistemas de control de entrada y de salida. Esto produce que la jornada laboral pueda excederse y se excede entre los 30 y los 40 minutos, tiempo que no es ni remunerado ni descontado del horario laboral semanal.

La situación de desempleo general ha producido, además, un aumento del miedo entre la clase trabajadora al despido y al paro. Después de ser acosados en sus puestos de trabajo, los/as trabajadores/as de Mercadona son despedidos/as con despidos disciplinarios. Ante el temor de que, en el juicio, la sentencia sea favorable a la empresa, muchos trabajadores/as de Mercadona han ido aceptando las indemnizaciones que la empresa les ha ido ofreciendo antes del juicio. Siendo, en algunos casos, menos de la mitad de lo que les correspondería legalmente, si se hubiese reconocido como despido improcedente. Entre el miedo y la disyuntiva a quedarse sin nada o cobrar solamente una parte, han ido aceptando por miedo las cantidades ofrecidas por la empresa.

Ante la mirada pasiva de los Sindicatos de  Estado: CCOO y  UGT, la CNT no tolera desde hace tiempo un despido más sin respuesta, sobre todo mientras Mercadona obtiene beneficios millonarios. Pareciera que ante esta situación, deberíamos sentirnos incapaces de hacer frente a los ataques y agresiones del Estado y de las empresas, pero de ninguna manera lo van a conseguir. Por ello, CNT-AIT Albacete llama a la solidaridad con los/as trabajadores/as despedidos/as en Mercadona, exhortando a la sociedad a realizar un boicot a los productos de Hacendado, y negándose a comprar en los establecimientos de Mercadona. Este mismo conflicto se ha ganado en otros lugares. CNT consiguió arrancar a Mercadona una serie de indemnizaciones que debía a sus trabajadores/as, valoradas aproximadamente en medio millón de euros.

A las/os trabajadoras/es sólo les queda organizarse entre sí, entre iguales, sin liberados/as sindicales, sin Elecciones y sin Comités de Empresa, en asambleas, sin delegar en terceras personas sus decisiones, y apoyándose en la solidaridad y la acción directa.

Por nuestra parte, seguiremos realizando concentraciones y actos informativos que se irán intensificando, hasta que Mercadona pague las indemnizaciones correspondientes a sus empleados/as despedidos/as y cese su política de acoso contra estas personas.

¡MERCADONA EXPLOTA, ACOSA Y DESPIDE!